Friday, April 14, 2006

Cruzada homofóbica en Polonia

Las organizaciones y movimientos en torno a los cuales se estructuran los colectivos homosexual y transexual polacos vienen siendo desde hace año y medio objeto de una desmedida persecución por parte del ejecutivo ultraconservador. No en vano, Polonia es el último reducto del fundamentalismo católico en el continente Europeo, tras el imparable ascenso del ateísmo entre la juventud ibérica. Allí, la respetable tarea de las minorías sexuales se enfrenta cada día a una cruda realidad, de la cual son sus máximos exponentes las declaraciones institucionales del gobierno procatólico, las organizaciones de jóvenes neonazis y las políticas orientadas a la discriminación y supresión sistemática de estos movimientos, tanto en el plano público como privado.

El periódico Diagonal incluye en su última edicción un excelente artículo donde se expone detalladamente esta abominable situación:

Artículo del Periódico Diagonal

En el kebab | در کباب فروشی

Ante la edificante perspectiva de compartir otro fin de semana con mis amigos alcohlizados, encamino mis pasos hasta el Kebab de Hamid, con la esperanza de ahogar mis penas en la teína (چای), la carne de cordero (ابگوشت) y repostería persa (کیک های ایرانی). Lo de alcoholizados no pretendía resumir una hipotética apología moral de la Ley Antibotellón, sino tan sólo mencionar una extraordinaria realidad presente en todos aquellos para los que el alcohol (!!!الکحول)constituye un componente tan esencial de sus fluídos sanguíneos como el hierro o los hematites. Esta prodigiosa realidad es constatable durante el sagrado ritual del desayuno(صبحانه): beben kalimotxo(کالیمچو) por la mañana. De hecho, no descartaría que más de uno sumergiese sus María Fontaneda con mantequilla en un tazón de whysky escocés.

El Kebab posa junto a un monumental edificio madrileño, uno de los iconos turísticos más reconocidos de la ciudad, un lugar al que jamás soñaría con entrar, en el actual estado de las cosas. Ya sólo la norma de etiqueta exige una indumentaria más valorada que las vidas de de yo y todos mis amigos juntos, y una nómina no expresable con notación en coma flotante de precisión múltiple. Pero yo prefiero el kebab, fiel a mi firme convencimiento de que la más absoluta miseria es el único camino factible hacia la santidad. Entro en el Kebab.

Encuentro a Hamid tristemente apoyado en la barra, distraído, con la mirada perdida en en un lejano televisor, y sosteniendo una pajita multicolor entre sus colmillos de cocinero errante. De repente, tórnase su rostro en una expresión de perturbado júbilo.

آدریان حالتون چطوره تو خوبی جای می خوری چه خبر بابا چطوره دانشگاه خوب بود -

Simplemente, el vertiginoso interrogatorio al que me somete siempre que nos encontramos, de una cortesía tan familiar que casi ofende mi sentido del buen gusto. Ante tal torrente de preguntas y peticiones encadenadas, yo sólo sé responder con un reiterado "sí".

بله بله بله بله

می دونی که من دروغکوها دوست ندارم

Vaya, parece ser que no le gustan los mentirosos. Pero qué importa, si la comida ya está servida.

چی می خواهین آدریان؟

- Un Kebab normal y corriente, Hamid, como ésos que sólo tú sabes hacer.

- Como quierrras (nótese la pronunciación enfática de la "r", un contrapunto cómico con nuestros vecinos gabachos).

Thursday, April 13, 2006

غزال اول


الا یا ایها الـساقی ادر کاسا و ناولـها

که عشق آسان نمود اول ولی افتاد مشکل‌ها

بـه بوی نافه‌ای کاخر صبا زان طره بگـشاید

ز تاب جعد مشکینش چه خون افـتاد در دل‌ها

مرا در منزل جانان چه امـن عیش چون هر دم

جرس فریاد می‌دارد که بربندید مـحـمـل‌ها

بـه می سجاده رنگین کن گرت پیر مغان گوید

کـه سالک بی‌خبر نبود ز راه و رسم منزل‌ها

شـب تاریک و بیم موج و گردابی چنین هایل

کـجا دانـند حال ما سبکـباران ساحـل‌ها

همـه کارم ز خود کامی به بدنامی کشید آخر

نـهان کی ماند آن رازی کز او سازند محفل‌ها

حضوری گر همی‌خواهی از او غایب مشو حافظ

مـتی ما تلق من تهوی دع الدنیا و اهملـها